¡Dona para impulsar nuestra lucha contra el cambio climático!

Hace tiempo, un científico partió a hacer su recorrido anual por el océano Ártico ruso para observar cómo unas nocivas columnas de gas metano salían borboteando desde el interior del océano. No era la primera vez. Ya había visto cientos de ellas de más o menos un metro de ancho expulsando a la atmósfera un gas 50 veces más dañino para el clima que el dióxido de carbono. Pero esta vez, cuando se encontró la primera, no se lo podía creer. Había crecido hasta convertirse en una gigantesca columna de gas de un kilómetro de ancho entrando en nuestra atmósfera. Continuó navegando y se encontró otra columna igual, y otra, y otra más. Había cientos de ellas.

Esto podría ser justo lo que nos habían advertido los expertos. A medida que la tierra se calienta, genera "puntos de inflexión" que aceleran el calentamiento de forma descontrolada. Con las subidas de temperatura, se derrite el hielo del océano Ártico, destruyendo el gigantesco 'espejo' blanco que refleja el calor y lo devuelve al espacio. Esto lleva a un mayor calentamiento del océano, que hace que a su vez se derrita más el hielo, y así sucesivamente, en una espiral sin freno. En 2014, todas las mediciones se salieron de las gráficas -- fue el año más cálido de la historia desde que hay registros.

Podemos parar este proceso si actuamos juntos y con urgencia. Ante esta pesadilla para nuestra supervivencia, tenemos la oportunidad de luchar por un futuro mejor para nuestros hijos y nietos: un mundo más verde, limpio y en sintonía con la tierra que nos ha dado la vida.

La Cumbre de París es la reunión sobre el clima más importante de la década. En septiembre de 2014, nuestra comunidad ayudó a liderar la Marcha Ciudadana por el Clima, que hizo salir a la calle a 700000 personas y, junto con otras organizaciones, insufló un impulso vital al movimiento por el clima. El 29 de noviembre lo haremos de nuevo, en todo el mundo, y será una movilización aún más grande para conseguir que nuestros líderes rindan cuentas y acuerden medidas que nos pongan rumbo hacia un futuro seguro para el único planeta que tenemos. Somos nosotros contra las grandes petroleras, los cínicos y los pesimistas.

Podemos ganar, debemos hacerlo, pero tenemos que darlo todo en la cumbre de diciembre. Con donaciones de solo unos pocos euros o dólares, podremos intensificar nuestro trabajo enormemente. Por el mundo que todos soñamos, hagámoslo realidad.

Dona lo que puedas.

Ricken Patel, Director Ejecutivo de Avaaz