Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK
No al premio al presidente Piñera por su supuesta contribución al problema climático

No al premio al presidente Piñera por su supuesta contribución al problema climático

3,700 han firmado. Lleguemos a   5,000
3,700 Firmantes

Cerrar

Completa tu firma

,
Continuando, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.
Esta petición ha sido creada por Daniel R. y no necesariamente representa la opinión de la comunidad de Avaaz
Daniel R.
creó esta petición para
Kristine McDivitt Tompkins, Atlantic Council, Tompkins Conservations, UN Protected Areas
Se ha anunciado que el Atlantic Council va a premiar al presidente de la República de Chile Sebastian Piñera con el “Global Citizen Award”, destacando “su liderazgo innovador para abordar el cambio climático, y su enfoque pragmático en las políticas públicas y la recuperación económica durante un período de enorme incertidumbre en la región”.
Darle un premio a este presidente, entre otras cosas por su contribución al problema climático es una cruel ironía y un insulto a todos quienes en Chile luchan por la protección del medio ambiente. En su gobierno se han autorizado desastrosos daños ecológicos y sociales y no se ha hecho nada contra aquellos que venían de antes.

En Chile se habla de "zonas de sacrificio" (como Puchuncaví, Quintero, Til-Til): vastas regiones contaminadas con la industria petroquímica y centrales termoeléctricas a carbon pertenecientes en gran mayoría a compañías extranjeras; se le otorgan subvenciones a la industria forestal, que reemplaza los bosques nativos por monocultura de pinos y eucaliptus, empobreciendo los suelos y facilitando frecuentes incendios; se ha reforzado la militarización de la Araucanía, región donde viven las principales comunidades de pueblos originarios de Chile, facilitando la explotación en agricultura intensiva de sus tierras; se han encontrado activistas políticos y ambientalistas muertos en circunstancias oscuras; se autorizan proyectos hidroeléctricos que destruyen ecosistemas enteros y desfiguran hermosos paisajes del sur; se permite que se destruyan glaciares para explotación minera; los mares son saqueados por una industria pesquera privada y depredadora; a pesar de las denuncias, no se ha hecho nada para impedir una crianza industrial de salmón que ha contaminado grandes extensiones de mar; el agua dulce es casi enteramente privada en el país y sirve para el lucro: localidades enteras se quedan sin agua (que debe ser aportada en camiones cisterna a gran costo ecológico) porque ella se la apropian agricultura intensiva, entre otras de la palta, para exportación, arruinando la agricultura tradicional y desecando vastos territorios.
La inspiración global del gobierno del presidente Piñera es el dogma del crecimiento, teoría contraria a la ecología global, y se ha empeñado en firmar lo antes posible tratados de libre cambio en la zona del Pacífico (TPP11), lo que implica comercio ilimitado con lejanos países asiáticos con una gigantesco impacto de carbono por transporte. Es un ejemplo de gobierno antiecológico.

Señora Kristine McDivitt Tompkins, por la memoria de Douglas Tompkins, su obra y su legado ecológico a nuestro país, por favor no participe en esta mascarada. Señores y señoras del Atlatic Council, infórmense y por favor detengan este inmenso error, que consagra una política destructora del
medio ambiente, y lanza un mensaje chocante para los ciudadanos y asociaciones que realmente trabajan por la ecología en Chile y Latinoamérica.