Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK
Presidente de la República  y Diputados de Costa Rica: Plan de auxilio urgente para refugiados de África y Medio Oriente

Presidente de la República y Diputados de Costa Rica: Plan de auxilio urgente para refugiados de África y Medio Oriente

125 han firmado. Lleguemos a   200
125 Firmantes

Cerrar

Completa tu firma

,
Al participar, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.
Esta petición ha sido creada por Ricardo S. y no necesariamente representa la opinión de la comunidad de Avaaz
Ricardo S.
creó esta petición para
Presidente de la República y Diputados de Costa Rica
Esta semana miles de personas alrededor del planeta hemos  presenciado horrorizados las consecuencias de
los terribles conflictos armados que asolan África y Medio Oriente. Miles de
personas, en una lucha desesperada por salvar sus vidas de las guerras, el
hambre o las persecuciones, huyen de sus países de origen a través de mar y
tierra, con el fin de llegar a Europa y hallar allí un lugar donde vivir en paz
y prosperar. Paradójicamente, esa lucha por su vida ha conducido a miles a la
muerte, donde familias enteras se han ahogado en el Mar Mediterráneo.

El último
y más famoso caso es el de Aylán Kurdi, un niño de 3 años que apareció ahogado
esta semana en una playa turca y cuya desoladora fotografía ha conmovido al
mundo. Su tragedia y la de su familia se han convertido en el símbolo de esta  aguda crisis de Derechos Humanos. De la misma
forma, miles de personas más en el marco de esta crisis han muerto o han
sido víctimas de redes de  trata de
personas, han sido torturadas, discriminadas, perseguidas y agredidas en los
países en los que han sido recibidos o en las rutas que los conducían hacia
éstos.



La solidaridad mundial, sin embargo, ya ha puesto manos a la
obra.  Australia, Canadá, Dinamarca,
Finlandia, los Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia y Suiza reciben
refugiados. En Islandia, yendo mucho más allá de lo que su gobierno propuso, 10
mil personas han ofrecido sus casas para recibirlos. En Latinoamérica,
Venezuela ha enviado su ayuda, mientras que Uruguay, Brasil y Argentina, han
creado programas para recibirlos. En contraste, un país como Costa Rica que  presume a nivel internacional su idiosincrasia
pacífica, civilista y anti belicista, sigue sin decir presente en esta crisis.



Ya es hora de que Costa Rica también de la cara. Esto no es
sólo un problema de los europeos, es un problema de toda la humanidad, y el
tiempo apremia.

Por ello, y para que la muerte de Aylán y de tantos otros
miles de personas no haya sido en vano, debemos unirnos para solicitar al Presidente de la República, Señor Luis
Guillermo Solís Rivera, así como a los Señores Diputados y Diputadas de la
República que emprendan acciones concretas y efectivas tendientes a brindar
ayuda de emergencia a los refugiados que intentan ingresar ilegalmente a Europa
desde sus países de origen.



Un plan de auxilio y de rescate liderado por nuestras
autoridades políticas puede ser el impulso que miles de costarricenses están
esperando para brindar albergue en sus casas o dar apoyo psicológico, económico y educativo a muchas de estas personas que huyen del horror y
las carencias.



Además, solicitamos al gobierno costarricense que
eleve el tema del auxilio a los refugiados africanos y de Medio Oriente  ante la Organización de Estados Americanos  (OEA), para que en dicha instancia de nivel
continental puedan tomarse acciones de mayor envergadura.



Únete a este llamado a la acción para el gobierno de Costa
Rica, sólo la presión de miles de costarricenses será capaz de poner este tema
en la mira de la discusión nacional y recibir la atención que se merece.