Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK
Salvemos el Yasuní - la última maravilla de la Amazonía

Salvemos el Yasuní - la última maravilla de la Amazonía

59,432 han firmado. Lleguemos a   75,000
59,432 Firmantes

Cerrar

Completa tu firma

,
Continuando, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.
Esta petición ha sido creada por Ivonne Y. y no necesariamente representa la opinión de la comunidad de Avaaz
Ivonne Y.
creó esta petición para
Rafael Correa, President of the Republic of Ecuador
En el Ecuador, miles de nosotros hemos salido a las calles a protestar por la decisión tomada por el Presidente Rafael Correa para explotar el petróleo de la zona Yasuni-ITT. La zona es una de las selvas tropicales de mayor biodiversidad del planeta y es la tierra de dos de los últimos grupos aborígenes que aún viven en aislamiento voluntario.

La explotación de petróleo de la zona Yasuni-ITT es una alternativa, y no una necesidad. Si el Presidente Correa aumentara en 1.5% los impuestos de las 110 empresas más grandes del Ecuador—las cuales, hoy día pagan escasamente un 2.9%-- recaudaría $20 billones, que es más que la explotación de petróleo de la zona Yasuni-ITT.

Nosotros apoyamos un plan revolucionario para la conservación de la zona Yasuni-ITT, y estamos recogiendo firmas para un referendum nacional que podría dar marcha atrás a la decisión de explotar el petróleo, pero el gobierno está tratando de intimidarnos.

El gobierno está lanzando una contraofensiva a nuestros derechos, expulsando a los bachilleres que se reúnen para protestar contra la explotación petrolera en Yasuni, criminalizando los insultos al respecto en las redes sociales, amenazando con prohibir la producción de periódicos, y desapareciendo de los mapas del bloque petrolero ITT a los últimos pueblos indígenas que aún viven en aislamiento voluntario -- los Tagaeri y los Taromenane -- con el propósito de que se pueda explotar allí el crudo para evitar que sean acusados de "etnocidio" por violar el Articulo 57 de nuestra constitución.

Si logramos salvar la zona Yasuni-ITT, esto:

· Aminorará el cambio climático, manteniendo en el subsuelo 400 millones de toneladas adicionales de CO2.

· Protegerá a uno de los últimos refugios del jaguar Americano y a millones de especies de plantas y animales.

· Salvaguardará algunos de los últimos grupos de aborígenes del mundo que viven en aislamiento voluntario, los Tagaeri y los Taromenane.

· Nos detendrá para no repetir el legado que dejó de Texaco (ahora Chevron) en la Amazonía Ecuatoriana.


Con la llegada de Texaco, desaparecieron para siempre dos grupos aborígenes nómadas. Texaco contaminó gran parte de la Amazonía Ecuatoriana y dejó a su paso una epidemia de cáncer. A pesar de las promesas para mejorar las prácticas de la explotación petrolera, después que Texaco se fue del país, desde año 2000 al 2010, hubo 539 derrames de petróleo en el Ecuador, casi uno por semana.

Por estas razones, necesitamos el apoyo de la comunidad internacional. Nosotros tenemos que decirle al Presidente Ecuatoriano, Rafael Correa, que defienda los derechos de los grupos aborígenes y proteja la zona Yasuni-ITT, una de las últimas maravillas naturales del mundo.