Ébola: antes que sea demasiado tarde

En las últimas dos semanas, miles de miembros de nuestro movimiento demostraron su valentía al postularse como voluntarios para ir a África Occidental a ayudar a contener el mortal virus del Ébola. Es un acto de heroísmo y un testimonio de aquello que nos conecta como una gran familia global.

Sin embargo, no todos podemos viajar ni tenemos las aptitudes adecuadas para echar una mano. Al preguntarle a una de las organizaciones que está liderando el trabajo en terreno, qué más podría hacer nuestra comunidad de 39 millones de personas para ayudar a estos médicos a salvar vidas y detener la propagación del virus: su respuesta fue tan sencilla, tangible y dramática que se me hizo un nudo en la garganta. Se necesitan materiales sanitarios - guantes, jabón, clorina, equipos de protección personal (EPPs), ambulancias, camas, y equipos y suministros para los Centros de Tratamiento del Ébola.

Es prácticamente criminal que la comunidad internacional aún no se las haya arreglado para enviar estos materiales básicos a las zonas afectadas. ¡Pero podemos hacerlo nosotros! Un EEP cuesta 280 dólares y, como se desechan después de cada uso, el personal sanitario gastará más de 15.000 EEPs en un solo mes. Con 50.000 dólares podríamos comprar, equipar y entregar una ambulancia.

Si 50.000 personas donamos 20 dólares cada uno, podríamos comprar diez ambulancias y 2.000 trajes aislantes. Las organizaciones sobre el terreno se están moviendo rápido y podrían llevarle los equipos a los médicos y enfermeros locales e internacionales (y a los valientes voluntarios de Avaaz) antes de que perdamos la oportunidad para frenar la propagación del Ébola.

Dona lo que puedas ahora.

- Alice Jay y el Equipo de Avaaz