¡Luchemos contra el tráfico de personas!

Amita era una dulce niña de 9 años de edad. Un día, fue secuestrada, llevada a una ciudad lejos de su casa y obligada a tener sexo con docenas de hombres cada día. Después de 5 años de miedo y angustia, finalmente falleció a los 14 años, por causa del maltrato y de los golpes recibidos.

Cada año, millones de mujeres y niñas son raptadas, aterrorizadas y vendidas para ser violadas. Los traficantes de personas gestionan sus brutales negocios desde las sombras de nuestras comunidades en todo el mundo, pero si nos unimos a investigadores y expertos, podremos exponer a estos criminales, romper el circuito de este comercio y liberar a mujeres y niños!

Cada minuto que este problema continúa es demasiado largo. No podemos revivir a Amita, pero por cada minuto que dejamos pasar, otras dos Amitas son arrastradas a este horror. ¡Detengámoslo ya! Haz clic abajo para donar utilizando el formulario seguro de abajo:

Cuéntaselo a tus amigos

Copia el enlace de esta campaña a IM, Skype o publícala: