La comunidad global en línea más grande y efectiva en generar cambio social

No sustraigan #NiUnMilímetro de la Reserva van der Hammen

No sustraigan #NiUnMilímetro de la Reserva van der Hammen
  
  

 


Por qué es importante

¡No podemos permitir que se construya en la Reserva Thomas van der Hammen y perder una zona ambiental tan importante para nuestra calidad de vida!

Pídele al Consejo Directivo de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca CAR que no sustraigan ni un 1 milímetro de la Reserva“Thomas van der Hammen”. #niunmilimetro

La Reserva “Thomas van der Hammen”, hace parte de la Estructura ecológica principal de Bogotá y la región, cuenta con un área de 1.395 hectáreas, producto de una lucha incansable que comenzó hace más de 15 años. La declaración de la reserva fue ordenada por el Ministerio de Ambiente en el año 2000 y ratificada por el Consejo de Estado en 2006, dando paso a su declaratoria (en 2011) y posterior expedición del plan de manejo ambiental por parte del Consejo Directivo de la CAR en 2014, con el objetivo de proteger sus importantes funciones ambientales. Y ahora quieren ignorar todos los estudios y avances legales para construir.

Cada centímetro de este territorio constituye un patrimonio común de los habitantes de Bogotá. Es tuyo. Ha sido protegido a capa y espada hasta hoy por científicos y humanistas muy importantes de nuestro país, y por una ciudadanía activa, como un tesoro para el futuro. Los científicos nos han mostrado los valores singulares de esta porción de nuestro territorio, único en la Sabana de Bogotá y en la cordillera de los Andes: no es un capricho, su extensión es necesaria para asegurar la protección y la restauración de relictos de bosque nativo que aparecen serpenteantes desde el río Bogotá buscando conectar la vida con los cerros orientales; para proteger aves, mamíferos, marsupiales e insectos que tienen como último refugio endémico este territorio. También para conservar sus aguas subterráneas y asegurar el ciclo del agua entre los Cerros y el Río. El Alcalde Enrique Peñalosa solicita hoy reducir más de un 90% del área de la Reserva, para destinarla a la urbanización. Argumenta que en la zona solo hay potreros.

Legal y técnicamente una Reserva es una zona que se destina a establecer, mantener o proteger áreas forestales, acordes con las características de cada región. Debido a los procesos judiciales y a la dilación en los trámites administrativos solo en los últimos años se iniciaron procesos de siembra de árboles. Lo importante es, sobre todo, el futuro de esta área en términos de restauración ecológica, su potencial para convertirse en un gran y hermoso parque urbano de conservación, un pulmón para nuestra ciudad y un regulador de diversos factores relacionado con el cambio climático, cuyos efectos hoy percibimos. Ello implica el esfuerzo de varios gobiernos y de varias generaciones, pero si se construye el daño será irreversible. Hemos investigado por años. Hemos dialogado por años. Hemos conciliado hasta lograr un Acuerdo de la CAR que concretó lo que dice el Plan de Ordenamiento Territorial sobre este territorio, con un Plan de Manejo flexible con los usos que hoy existen. Se pretende terminar todo este esfuerzo bajo un argumento cuestionable sobre dónde y cómo debe crecer la ciudad.

La Reserva lleva el nombre de Thomas van der Hammen en honor al científico holandés que se enamoró del territorio colombiano, lo estudió, lo recorrió y luchó por su protección. Gracias a él, hoy en día la estructura ecológica principal hace parte del ordenamiento territorial tanto a nivel nacional, como regional y local. Introdujo este concepto con una propuesta de estructura ecológica para La Sabana de Bogotá, donde la Reserva que hoy lleva su nombre es parte fundamental. Su aporte riguroso, su amplio conocimiento científico y su incansable lucha llevaron a que 1 año después de su muerte la CAR le diera su nombre a la Reserva Forestal Regional Productora del Norte de Bogotá como un homenaje. La Reserva Forestal Regional Productora del Norte de Bogotá “Thomas van der Hammen” debe ser protegida como el territorio de vida que representa y reconocida como territorio de paz. No aceptamos que usando el nombre de la paz sea destruida.

 En defensa de nuestros derechos colectivos y de nuestra calidad de vida decimos: ¡NO a la reducción del área de la Reserva!


Publicado Febrero 6, 2016
Denunciar esto como inapropiado
Hacer clic para copiar: