¿Llegó la hora del Tíbet?

A los países miembros de las Naciones Unidas :

Como ciudadanos preocupados por la sostenida y sistemática represión sobre los tibetanos, les pedimos que exijan a China compromisos específicos y verificables mientras ésta busca votos para su readmisión en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Estos compromisos deben incluir: libertad de expresión, religión, asociación y reunión, así como investigaciones sobre las desapariciones en el Tíbet y libre acceso a los investigadores de la ONU. Ayudemos a que China se convierta en un líder en derechos humanos digno de ser parte del Consejo.
 
¿Ya eres miembro de Avaaz?

Escribe tu dirección de email y presiona "Envía".
¿Tu primera vez en el sitio?

Completa el siguiente formulario.
Avaaz.org protegerá tu privacidad, y te mantendrá informado sobre ésta y otras campañas.

Los tibetanos que se niegan a izar la bandera china en sus casas se exponen a ser golpeados o tiroteados en un último y brutal intento por doblegarlos. Pero ahora estamos ante una oportunidad global para brindarle esperanza al pueblo del Tíbet, que resiste con orgullo a pesar de enfrentarse a situaciones desesperadas.

Mientras sigue la represión, el gobierno chino está tratando de ocultar las violaciones de derechos humanos en Tíbet tras una gruesa cortina de humo, con el propósito de ganar los votos que necesita para ser admitido al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Pero si muchos de nosotros visibilizamos cómo están aplastando la religión y la cultura milenaria del Tíbet, prohibiendo la entrada de periodistas y arrestando a civiles indefensos, podemos conseguir que China dé un paso atrás en su política de mano dura para asegurarse los 97 votos que necesita.

Demostrémosle al pueblo tibetano que el mundo no los olvida y aprovechemos que China está sintiendo la presión de 13 gobiernos que le están exigiendo respuestas sobre la situación de derechos humanos en Tíbet. Firma para solidarizarte con el pueblo tibetano y comparte esta petición con todo el mundo. Cuando logremos un millón de apoyos, entregaremos la campaña a las delegaciones clave de la ONU y haremos el mayor ruido posible ante los medios.