Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK

Un millón de voces para prohibir la caza de leones

A Jacob Zuma, Presidente de Sudáfrica :

Como ciudadanos comprometidos de todo el mundo y con gran respeto hacia Sudáfrica y su magnífico patrimonio ambiental, le pedimos que prohiba el cruel e insensato tráfico de huesos y órganos de león, que está patrocinando una industria que podría llevar los leones a su extinción. Esperamos poder visitar Sudáfrica y apoyar su industria turística, y nos gustaría recomendarla a nuestros amigos como destino de vacaciones. Le pedimos que elimine la mancha del tráfico de leones de la reputación internacional de su país y nos ayude a apoyarlo con la conciencia limpia.

¿Ya eres miembro de Avaaz?

Escribe tu dirección de email y presiona "Envía".
¿Tu primera vez en el sitio?

Completa el siguiente formulario.
Añade tu teléfono si quieres saber de nosotros por teléfono o mensaje de texto.
Al participar, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Publicado: 27 Junio 2012
Cientos de leones sudafricanos están siendo sacrificados para fabricar dudosas pócimas sexuales para hombres. Pero podemos detener este cruel comercio si exponemos al gobierno donde más les duele: en la industria turística.

La prohibición internacional a la venta de huesos de tigre ha provocado que los comerciantes busquen una nueva presa: los majestuosos leones. En Sudáfrica, los leones son criados en terribles condiciones de cautiverio para suplir la caza por encargo de turistas que pagan miles de dólares por esto. Ahora, reputados expertos informan que los huesos de león que sacan de esas granjas depredadoras son exportados y utilizados para medicinas falsas y bebedizos en Asia -- es un negocio redondo. Este comercio está creciendo tanto que los expertos temen que, al seguir subiendo los precios, incluso los leones salvajes – de los que tan solo quedan 20.000 en África – se vean amenazados por la caza furtiva.

Si podemos mostrarle al Presidente Zuma que este brutal comercio está dañando la imagen de Sudáfrica como destino turístico, él podría prohibir y sancionar el comercio de huesos de león. Avaaz está lanzando una potente campaña publicitaria en aeropuertos, webs turísticas y revistas, pero necesitamos con urgencia un millón de firmantes para darle fuerza. Firma a la derecha para contribuir a alcanzar esta cifra cuanto antes.