Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK

Respondamos al odio con humanidad

Están huyendo del terror... Escapando de una violencia tan brutal como la de los atentados que han sacudido París, Beirut y Bamako. Y aun así, a menos que actuemos ahora, corren el riesgo de convertirse en chivos expiatorios.

Hoy más que nunca, miles de mujeres, hombres y niños están llegando a las fronteras de Europa -- hambrientos, exhaustos, enfermos -- con la única esperanza de que alguien abra pronto una puerta y que la pesadilla de la que huyen se haya terminado.

Pero el mal tiempo acecha y la perspectiva de un invierno gélido, que para muchos podría ser mortal, no está moviendo a los gobiernos a actuar. Al contrario, están construyendo vallas cada vez más altas para mantener fuera a los refugiados.

Ahora nosotros, la gente corriente, somos la principal fuente de esperanza de aquellos que se encuentran atrapados entre los muros de la vergüenza de Europa.

Si somos muchos los que aportemos una pequeña suma ya, podremos financiar a la Agencia de la ONU para los Refugiados para que miles de personas bloqueadas en las fronteras, desamparadas y expuestas a un frío glacial puedan llegar a centros donde estarán protegidas y a salvo. Además, haremos campañas para ayudar a cientos de familias de refugiados a encontrar cobijo para el invierno.

Esta es una de las mejores formas de decir a los extremistas que el mundo no se va a dividir. No hay tiempo que perder. Únete para llevar esperanza al otro lado de las vallas.