Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK

Birmania: que Ruanda no se repita

Al Primer Ministro David Cameron y al Presidente Francois Hollande:

Como ciudadanos preocupados por los niveles de violencia en Birmania, les pedimos que, en el marco del encuentro que tendrá lugar este mes con el presidente birmano, le insten a proteger de manera inmediata y a través de todos los medios necesarios a la minoría Rohingya, asegurándoles la ciudadanía y el cumplimiento de todos sus derechos legales. Les solicitamos que le exijan la adopción de dichas medidas y el fin de la impunidad para los agresores como pre-condiciones para el establecimiento de cualquier nueva alianza comercial. Ambos han repetido en reiteradas ocasiones la necesidad de una actuación rápida que prevenga genocidios y crímenes contra la humanidad -- ha llegado el momento de que esas palabras cobren vida.

Ingresa tu dirección de e-mail:
Añade tu teléfono si quieres saber de nosotros por teléfono o mensaje de texto.
Por favor, autoriza Javascript para obtener un mejor funcionamiento de esta página
Continuando, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.

La mayoría de la gente no sabíamos quiénes eran los habitantes de Ruanda hasta que fue demasiado tarde y 800.000 de ellos ya habían perdido la vida. En estos momentos, el destino del pueblo birmano de los Rohingya pende de un hilo. Matones racistas han distribuido panfletos amenazando con acabar con esta minoría étnica. Algunos niños ya han sido asesinados a machetazos mientras se cometen crímenes de inaudita violencia. Todos los signos apuntan a un horror inminente, a menos que actuemos ahora.

Los genocidios suceden porque sólo nos preocupamos cuando el delito ya se ha cometido. Los Rohingya son un pueblo pacífico que vive en la pobreza. Les odian porque su piel es más oscura y porque temen que les arrebaten los puestos de trabajo. Son 800.000, pero podrían desaparecer si no actuamos ahora. Ya le hemos fallado a demasiados pueblos en el pasado. No repitamos este error con los Rohingya.

El presidente birmano Thein Sein tiene el poder y los recursos para proteger a los Rohingya, lo único que tiene que hacer es dar la orden de que se haga. Dentro de pocos días, visitará Europa para promocionar las recientes reformas y apertura comercial de su país. Si conseguimos que los líderes europeos le reciban exigiéndole la protección de los Rohingya, es posible que acceda. Consigamos 1 millón de voces y empapelemos con imágenes de lo que está ocurriendo en Birmania los alrededores de los edificios donde va a reunirse con altos dignatarios de la Unión Europea.
Publicado: 4 Julio 2013

Cuéntaselo a tus amigos

Copia el enlace de esta campaña a IM, Skype o publícala: