Actualiza la Configuración de tus Cookies para usar esta herramienta.
Haz clic en 'Permitir todo' o solo activa 'Cookies dirigidas'
Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies .
OK

Chevron: Limpien la Amazonía!

A John Watson, el nuevo Director Ejecutivo de Chevron:
Le exigimos que demuestre un compromiso genuino que garantice la responsabilidad medioambiental y el respeto de los derechos humanos de todas las operaciones empresariales de Chevron. En lugar de continuar con sus tácticas para evadir sus obligaciones, asuman la responsabilidad que les corresponde por los daños que la corporación ha causado: limpiando el legado tóxico de Chevron en Ecuador, compensando a las comunidades afectadas por los impactos a su salud y al medio ambiente, y adoptando nuevas políticas a nivel global para prevenir tragedias similares en el futuro.

Ingresa tu dirección de e-mail:
Continuando, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.
Chevron: Limpien la Amazonía!

La gigante petrolera Chevron podría salir derrotada en un juicio iniciado por las comunidades de la Amazonía ecuatoriana con el objetivo de lograr la reparación de las consecuencias que el vertido de miles de millones de litros de deshechos tóxicos ha provocado en la selva.

Sin embargo, la multinacional del petróleo ha puesto en marcha una desesperada campaña de lobby para descarrilar la acción judicial y evitar la rendición de cuentas.

El nuevo jefe ejecutivo de Chevron, John Watson, sabe que la reputación de la compañia está en la picota: ¡aumentemos la presión pública al máximo! Firma la petición abajo pidiendo a Chevron que limpie su legado tóxico y la entregaremos directamente en las oficinas de la compañía, a sus accionistas y a la prensa norteamericana.

Cuéntaselo a tus amigos