Actualiza la Configuración de tus Cookies para usar esta herramienta.
Haz clic en 'Permitir todo' o solo activa 'Cookies dirigidas'
Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies .
OK

Luchemos contra la toma fascista del poder

Luchemos contra la toma fascista del poder

Nos han hackeado.

Se supone que Internet iba a conectar a toda la humanidad como nunca antes -- más allá de cualquier frontera, raza o religión.

Pero las fuerzas fascistas que llevaron al mundo a la oscuridad hace 80 años están extendiendo sus tentáculos de nuevo con enormes ejércitos desplegados detrás de cuentas falsas para ponernos a unos en contra de otros. ¡Para hacernos desconfiar, odiar e incluso matar a los demás!

En India han masacrado a hombres y mujeres inocentes después de que se difundieran historias falsas por WhatsApp diciendo que habían secuestrado a niños. Un estudio emblemático en Alemania descubrió que cuanto más usa Facebook la gente, más se incrementan los ataques a refugiados. Y un fascista es el nuevo presidente de Brasil después de que se viralizaran mentiras tóxicas sobre sus oponentes en redes sociales -- ¡hasta que el 89% de sus votantes se las creyeron!

Es una guerra propagandística sin descanso -- no a través de las radios de nuestros hogares, sino de los teléfonos que tenemos en el bolsillo.

Pero hay una forma de detenerla. 

Durante las elecciones de Brasil, Avaaz llevó a cabo un experimento -- dimos adiestramiento básico a tan solo seis personas para que investigaran redes de propaganda, y cerraron factorías online de historias falsas que alcanzaron a *16 millones* de personas. ¡Imagina lo que podría hacer un equipo diez veces mayor!

Con elecciones decisivas en España, la Unión Europea, Canadá y más allá en pocos meses, tenemos que actuar rápido. Contribuye ya -- si recaudamos lo suficiente, contrataremos, formaremos y desplegaremos a los más sofisticados equipos de especialistas para que defiendan nuestras democracias. Nuestros abuelos y abuelas dijeron “¡nunca más!” y ahora nos toca estar a la altura de esa promesa. Si no luchamos nosotros por que prevalezca la verdad, nadie lo hará.
Publicado: