Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK

Respuestas a la campaña Israel-Palestina

Más de un millón de miembros de Avaaz ha respondido de forma altamente entusiasta a la campaña de Israel-Palestina, pero también estamos viendo una serie de concienzudas críticas a nuestra postura dignas de consideración y respuesta. No siempre acertamos al 100% y recibir las reflexiones de los miembros nos ayuda a seguir mejorando. De verdad agradecemos que nuestros miembros se tomen la molestia de escribirnos, enviarnos información y compartir con nosotros su opinión, y lo siento si este texto es largo, pero he querido abordar los puntos centrales, que son:

a) Esta campaña está parcializada y es anti-Israel
b) Parece que Avaaz aprueba a Hamás
c) Los estados musulmanes se niegan a reconocer el derecho de Israel a existir como Estado
d) Israel hace un gran esfuerzo por proteger a los civiles en Gaza
e) El pueblo palestino no sufre por culpa de Israel, sino a causa de los líderes palestinos
f) Los asentamientos no son 'ilegales'

La preocupación más común que se nos ha expresado es que esta campaña no es imparcial y es anti-Israel. Entiendo que algunas personas puedan creer que está parcializada puesto que la campaña está orientada a presionar a Israel para que cambie sus políticas, pero quiero aclarar que en ningún momento hemos tenido la intención de que fuera anti-Israel. Al contrario, creemos que nuestra campaña ofrece uno de los pocos caminos que pueden salvar Israel.

Hay mucho antisemitismo en el mundo. El pueblo judío ha sufrido tremendamente en el último siglo y en los anteriores y se merece un hogar seguro y a salvo. Es por ello que la comunidad de Avaaz ha apoyado una solución de dos estados que proporcione paz y seguridad tanto a Israel como a Palestina. Nuestro equipo y nuestro movimiento son pro-Israel y pro-Palestina, y los numerosos y fantásticos judíos de entre nuestra dirección, nuestro equipo y nuestra membresía están tan en contra del antisemitismo como de cualquier otra forma de racismo o prejuicio. A lo largo de los años, nuestra comunidad ha hecho campañas constantemente en favor de conversaciones de paz para que las dos partes pudieran alcanzar una solución aceptable para ambas. Sin embargo, cada vez es más evidente para casi todo el mundo que las conversaciones de paz aún no han sido la solución para este conflicto. Los conflictos se acaban cuando ambas partes lo desean, cuando el dolor que ha infligido el conflicto es tan grande que cada una de las partes está dispuesta a hacer serias concesiones por la paz. Los palestinos, especialmente en Gaza, sufren tremendamente a causa del status quo. Sin embargo, los israelíes, a pesar de experimentar malestar psicológico por culpa del conflicto, han conseguido construirse un ‘Israel fortificado’ que aísla al país de cualquier coste serio de mantener el status quo. En parte, el resultado es que la política israelí ha dado un giro hacia la derecha de forma continuada a lo largo de los años, y cada vez se encuentra en menor disposición de hacer las concesiones necesarias para lograr una paz sostenida, mientras que recurre con notoria celeridad a políticas represivas y violentas. Es escalofriante ver cómo mucha gente de derechas en Israel ya habla abiertamente de limpieza étnica y expulsión de los árabes israelíes.

Por esta razón, hemos visto cómo lentamente la política israelí, liderada por Netanyahu y Avigdor Lieberman, junto con el poderoso y radical lobby de los asentamientos, presentan un serio impedimento para la paz. Durante los últimos siete años, hemos encuestado continuamente a la comunidad de Avaaz para guiar la elaboración de nuestras campañas y, en los últimos años, nuestros miembros han pasado de oponerse a estrategias de retirada de inversiones en Israel a apoyar mayoritariamente nuestra última campaña. Incluso el Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, se refirió a amenazas de aislamiento económico y social cuando intentó presionar a Israel para que negociara a principios de este año. Es por ello que esta campaña se enfoca en cambiar el análisis de costo-beneficio de Israel.

Esta campaña pretende acabar con la política de ocupación del Estado de Israel y se dirige a las compañías y actores concretos que apoyan o se benefician de esa política. No es en contra de los ciudadanos de Israel. Si has seguido a Avaaz, sabrás que habitualmente llamamos la atención a otros gobiernos de la región y del mundo entero por sus abusos. El mismo principio se aplica aquí. Para acabar con la violencia, tenemos que reconocer las décadas de desposesión del pueblo palestino y la ocupación israelí sobre millones de personas. A pesar de que la ONU ya votó a favor de reconocer el Estado Palestino, su territorio sigue ocupado y no tienen el control ni el manejo de sus ingresos, recursos, ni la posibilidad moverse libremente por su tierra. Sus vidas todavía están regidas por Israel. La gente tanto de Palestina como de Israel quiere paz y libertad y la única solución a largo plazo es acabar con esta ocupación violenta que no beneficia a nadie, separa a las familias y siembra la desconfianza.

No toleramos a Hamás ni a los extremistas palestinos en ningún sentido. El terrorismo nunca se justifica y los proyectiles de Hamás son armas terroristas que caen indiscriminadamente sobre objetivos civiles. Sí, Hamás ha disparado muchos proyectiles antes de que Israel tomara represalias, pero creemos que Hamás y la derecha israelí trabajan juntos para asegurarse de que los ciclos del conflicto y la demonización continúen. Hamás dispara un proyectil, Israel responde con bombardeos excesivos que matan a cientos de personas y entonces Hamás dispara más proyectiles. Hamás también merece una gran presión, pero ya se encuentra bajo severas sanciones y se enfrenta a todo tipo de presiones. Y aunque su antisemitismo y su terrorismo son repugnantes, ellos reivindican su legitimidad luchando contra una opresión grotesca por parte del estado y del ejército israelí que ya lleva décadas y que ha creado sufrimiento, miseria e incontables muertes palestinas. Sea quien sea que empezara este o aquel asalto del conflicto, el conflicto está vivo y el único modo de resolverlo es acabar con esta ocupación represiva de casi medio siglo. Esta campaña es un intento serio de lograr acercarnos a ese fin.

El conflicto palestino-israelí no es de musulmanes contra judíos, aunque así es como muchos extremistas buscan presentarlo. En esencia, este conflicto es entre dos pueblos: los palestinos y los israelíes, que quieren garantizar que ellos y sus familias estén a salvo y que sus derechos se protejan y su dignidad se respete para que puedan vivir su vida y buscar nuevas oportunidades. Mientras el pueblo palestino permanece sin estado, el mundo ha reconocido a Israel desde 1948, aunque es verdad que 32 naciones todavía no han reconocido el derecho de Israel a existir. La mayoría se han ofrecido a hacerlo y a normalizar completamente su relación con Israel a cambio de que Israel reconozca los derechos del pueblo palestino. Ésta ha sido claramente la postura de la Liga Árabe en lo que se conoce como la Iniciativa de Paz Árabe, y la mayoría de estos países han trabajado con el Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, para contribuir a alcanzar un acuerdo.

También es importante observar que, aunque muchos países musulmanes afirman apoyar a Palestina, sobre el terreno, no se otorga a los refugiados palestinos los mismos derechos y se les reprime en muchos de estos países. Ésa es una de las razones de que hayan estado reclamando un estado propio. Pedir a los palestinos que abandonen el derecho a la autodeterminación sobre su tierra porque existen otros estados musulmanes que pueden acogerles es parecido a pedir a los franceses que abandonaran Francia porque existen otras naciones cristianas. Más aún, los palestinos no solo son musulmanes. Hay una población palestina cristiana muy amplia así como otras minorías. Aunque existe una identidad musulmana compartida, las diferentes naciones musulmanas tienen su propia identidad nacional. Por tanto, es esencial, tal y como ha concluido la mayor parte del mundo, que se dé a los palestinos su propio estado y se les permita controlar su destino. De nuevo, acabar con la ocupación y la opresión de los palestinos es la forma más rápida y viable de que Israel reciba el reconocimiento de los estados musulmanes.

Sobre el argumento de que Israel hace grandes esfuerzos para proteger a la gente de Gaza, me veo obligada a estar en desacuerdo. Israel usa una fuerza desproporcionada contra la gente gazatí y ha sitiado y establecido bloqueos en Gaza, un lugar con 1,7 millones de habitantes, durante siete años. Cuando Israel retiró a sus tropas de Gaza (una parte de Palestina), cortaron la entrada de comida, medicinas y el flujo de dinero y, después de que la ciudad fuera bombardeada, se negaron a permitir la entrada de hormigón y suministros para reconstruirla. El bloqueo de Gaza es totalmente contraproducente. Las tropas israelíes pueden evitar la entrada de armas peligrosas en Gaza a la vez que permiten la de los alimentos, suministros y bienes que hacen que los gazatíes de a pie puedan llevar una vida decente. No obstante, todos los informes independientes creíbles -- por ejemplo, el de la ONU y el del CICR -- señalan que Israel solo permite la entrada de una fracción de lo que se necesita y que el bloqueo de Gaza es una forma de castigo colectivo a la población que viola claramente las leyes humanitarias internacionales y que solo hace más profundos los sentimientos populares de furia y de desesperación, lo que conduce a un mayor apoyo de grupos extremistas como Hamás, alentando aún más la violencia. La ONU, la UE y la mayoría de los gobiernos han condenado el bloqueo y exigido su levantamiento y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha aprobado dos resoluciones a tal efecto -- todas han sido ignoradas. Queremos destacar que Hamás acaba de ofrecer un alto al fuego de diez años a cambio de un final al bloqueo en Gaza que esté supervisado por la Autoridad Palestina en coordinación con Israel y la comunidad internacional.

Sobre el tema de la legalidad de los asentamientos -- han sido declarados ilegales por la Corte Internacional de Justicia y el Comité Internacional de la Cruz Roja. Incluso el experto legal del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel afirmó que eran ilegales en 1967, antes de que comenzara el negocio de los asentamientos. La resolución 446 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas también establece que “la política y prácticas de Israel al establecer asentamientos en los territorios palestinos y otros territorios árabes ocupados desde 1967 no tienen validez legal y constituyen una seria obstrucción al logro de una paz integral, justa y duradera en Oriente Medio”. La UE y muchos otros países de la comunidad internacional se remiten a la falta de validez legal de los asentamientos y basan cada vez más sus compromisos en materia de cooperación y comercio con Israel en dicha postura.

Mientras nuestros amigos de Israel hablan con preocupación del colapso de su democracia liberal y de un giro hacia la derecha en su país, la autoridad palestina, ya sea en Cisjordania o en Gaza, también se ha dedicado a reprimir al pueblo palestino. Es por eso que Avaaz está apoyando a activistas no violentos que buscan la libertad, el fin de los abusos a los derechos humanos y la democratización de la política palestina.

Por último, ¿por qué esta campaña ofrece esperanzas de salvar Israel tal y como lo conocemos? Porque, a medida que los asentamientos cubren sus territorios y la represión se hace interminable, los palestinos están descartando la solución de dos estados. Están preparándose para pelear en una lucha generacional anti-apartheid por un estado único en el que sean la mayoría. Y entonces Israel tendrá que elegir entre ser un estado democrático o un estado judío. Cualquiera de las dos opciones quedará lejos del sueño de sus fundadores. Los extremistas de ambas partes (incluyendo a Netanyahu y a Hamás) son la verdadera amenaza del tipo de paz que la gente razonable está buscando.

Si eres miembro de Avaaz y estás indignado por nuestra campaña, es posible que seas una muy buena persona, socialmente consciente, que sencillamente no sabe lo horrible que ha sido la ocupación, colonización y represión palestina por parte de los israelíes. Todos habitamos ‘burbujas informativas’ que perfilan nuestra percepción del mundo y de los acontecimientos. En caso de que no hayas tenido acceso a algunos de los hechos, aquí va un estupendo resumen de cómo es la vida para el pueblo palestino en 11 imágenes (en inglés).

Puede que estés considerando abandonar Avaaz o que ya lo hayas decidido. Si nuestros valores verdaderamente no casan, entonces es lo mejor. Pero si consideras que cada vida humana es igualmente preciosa y merecedora de derechos, espero que sigas con nosotros y que continúes proporcionándonos tu visión de las cosas. Ninguno de nosotros posee la verdad absoluta y tenemos que seguir escuchándonos y comprometiéndonos los unos a los otros para acertar. Por favor, haznos saber si hay algo en este mensaje en lo que hayamos fallado de verdad.

Con respeto,
Alice Jay
Directora de Campañas