Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK

¿El peor castigo del mundo por violar a una niña?

Al Inspector General de Policía de Kenia:

Le pedimos que haga justicia con Liz, a través del arresto inmediato y la persecución a los violadores, y mediante una acción disciplinaria contundente contra los agentes de policía que fracasaron estrepitosamente en el manejo del caso. Penalizando a dichos agentes, les dirá al resto de fuerzas policiales de forma certera que las violaciones son un delito grave, y no una simple falta, y que los agentes que no defiendan la ley serán obligados a rendir cuentas. Le hacemos un llamamiento para que se asegure de que el caso de Liz marca un punto de inflexión para acabar con la guerra contra las niñas.

¿Ya eres miembro de Avaaz?

Escribe tu dirección de email y presiona "Envía".
¿Tu primera vez en el sitio?

Completa el siguiente formulario.
Al participar, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.

Firmantes recientes

Liz tiene 16 años, y cuando volvía caminando del funeral de su abuelo, 6 hombres la atacaron por sorpresa y empezaron a turnarse para violarla. Cuando acabaron la lanzaron inconsciente a una letrina de 6 metros de profundidad. ¿Que cómo les han castigado? La policía les obligó a cortar el cesped de la comisaría antes de dejarlos en libertad.

La historia de terror de Liz está levantando ampollas en toda Kenia y tanto los políticos como la policía están siendo presionados para dar una respuesta. Pero organizaciones defensoras de la mujeres afirman que la única manera de conseguir cambios reales es poner al Gobierno en el punto de mira de la comunidad internacional. Nos están pidiendo que intervengamos para que se haga justicia, y que el tormento de Liz se convierta en un punto de inflexión dentro de la plaga de violaciones que asola Kenia.

Nadie ha sido llevado aún ante la justicia -- ni los violadores, ni los policías. Cambiemos eso ahora mismo. Apoyemos a Liz antes de que sus atacantes, y los agentes implicados se libren de su castigo. Haz clic abajo para pedir justicia para Liz, y ayuda a conseguir que ninguna otra joven de cualquier parte del mundo sufra de nuevo esta violencia.

Cuéntaselo a tus amigos

Copia el enlace de esta campaña a IM, Skype o publícala: