Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK

PAQUISTÁN: JUNTOS CON LOS AFECTADOS

Continuando, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.
Vecinos se movilizan ante las devastadores inundaciones que afectan una zona residencial de Muzaffarabad. (SAJJAD QAYYUM/AFP/Getty Images)
Una catástrofe humanitaria de terribles proporciones se está fraguando en Paquistán, con una quinta parte del país bajo agua y millones de personas a la intemperie, necesitadas de urgente asistencia.

Los esfuerzos de auxilio han comenzado, pero la respuesta internacional al mega-desastre està siendo irresponsablemente lenta y débil: la ONU ha solicitado urgentemente 460 millones de dólares en concepto de asistencia inmediata, pero sólo el 60% de dicha suma ha sido confirmado.

Las agencias humanitarias advierten que sin un incremento inmediato de la ayuda, las víctimas mortales podrían alcanzar cifras escalofriantes. Juntos podemos ayudar enviando dinero directamente a través de organizaciones de ayuda humanitaria reconocidas por su excelente trabajo, y presionando a nuestros gobiernos para que intensifiquen sus esfuerzos. Demostremos a nuestros líderes lo que es la generosidad, exigiéndoles que se unan a esta respuesta global. Utiliza el formulario de abajo para enviar un mensaje a los gobiernos donantes más importantes: puedes enviar el mensaje escrito a continuación o escribir tu propia versión.

Última hora: La presión está empezando a tener un impacto. Ya se ha alcanzado el 60% de los fondos de asistencia requeridos por la ONU (clic aquí para leer informe, en inglés, aquí). Pero la situación en el terreno sigue empeorando y el esfuerzo humanitario es aún demasiado débil. ¡Mantengamos la presión!

Publicado: 20 Octubre 2011