Actualiza la Configuración de tus Cookies para usar esta herramienta.
Haz clic en 'Permitir todo' o solo activa 'Cookies dirigidas'
Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies .
OK
GUAYAQUIL DESBORDADA POR COVID19: ORGANIZACIONES DE DDHH SOLICITAN AYUDA HUMANITARIA DE ONU

GUAYAQUIL DESBORDADA POR COVID19: ORGANIZACIONES DE DDHH SOLICITAN AYUDA HUMANITARIA DE ONU

16,119 han firmado. Lleguemos a 2,000
16,119 Firmantes

Cerrar

Completa tu firma

,
Avaaz.org protegerá tu privacidad. y te mantendrá informado sobre ésta y otras campañas.
Esta petición ha sido creada por BILLY N. y no necesariamente representa la opinión de la comunidad de Avaaz
BILLY N.
creó esta petición para
PROGRAMA DE NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO - ECUADOR
Organizaciones de DDHH exigen al gobierno la intervención humanitaria de la ONU para atender la gravedad de la crisis en Guayaquil

A las imágenes de cadáveres abandonados en calles de Guayaquil por ausencia de ayuda del sistema de emergencia 911, se suma el extravío de cadáveres en hospitales como otra evidencia del colapso de sistema de salud pública en el Ecuador frente a pandemia por COVID-19.

El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, CDH durante la semana pasada recibió denuncias de familiares de personas que habrían fallecido, especialmente en Hospital del Guasmo Sur en Guayaquil y que, luego de pasar varios días, aún no han recibido el cuerpo de su pariente y que, en algunos casos, han tenido que pagar para recuperar los restos y darle sepultura.

El Hospital General del Guasmo Sur, especializado en enfermedades respiratorias luego del cierre del Hospital Neumológico Alfredo Valenzuela, concentra este doloroso drama que evidencia el caos del sistema de salud pública, la negligencia en aplicación de protocolos para manejo de cadáveres intrahospitalarios y que, en la práctica, constituiría grave violación a Derechos Humanos relacionada a la dignidad de la persona y los efectos traumáticos en las familias de las personas fallecidas.

En este punto, no cabe atribuir la responsabilidad del nivel de contagio a la conducta de los enfermos o fallecidos. La tragedia que Guayaquil sufre hoy es resultado de la incapacidad del Gobierno Nacional, de la Alcaldía de la ciudad, del COE Nacional, del sistema de salud pública y privada para prevenir los efectos del contagio registrados en otros continentes y controlar no solo la expansión del virus, sino la mortandad.

Los trabajadores de la salud pública y sus usuarios habían denunciado la precariedad del servicio desde hace mucho tiempo atrás. Habían denunciado a las poderosas mafias que se lucran del trafico de medicina y equipos. Habían denunciado las consecuencias de la reducción de presupuestos para abastecimiento de insumos y los despidos al personal médico y administrativo. Habían denunciado los recurrentes intentos de privatizar el servicio de salud publica por conducir innegablemente a la negación sistemática de atención a la población pobre, padecida lastimosamente en otros países de la región.

Por otro lado, la gran desigualdad social que durante más de 40 años se ha ido consolidando en Guayaquil ha tenido graves consecuencias en este momento de la pandemia COVID-19: los pobres no tienen cómo atender y curar a los enfermos del coronavirus, los hospitales no reciben ni a los casos más graves y luego, cuando sus enfermos mueren, no tienen dinero ni recursos para enterrarlos, pues la ciudad es un caos de mortandad y especulación en los cementerios y funerarias.

Todo un sistema colapsado. Entonces, la gente pobre saca al difunto de su casa y lo deja en la calle, porque antes llamó al 911, a la alcaldía, etc, y nadie le respondió. El clima en Guayaquil, al medio día puede llegar a 38°C, y estos cadáveres en las calles producen un mayor estado de insalubridad pública, que se multiplica y que se vuelve aún una amenaza mayor para toda la población.

Por lo anteriormente descrito, exigimos al Gobierno Nacional declarar que Guayaquil sufre una crisis humanitaria y solicite apoyo urgente a entidades de Naciones Unidas y a otros gobiernos. Si esta exigencia de ayuda humanitaria externa no fuera realizada por el gobierno ecuatoriano, pedimos la intervención humanitaria urgente de la ONU.

Necesitamos que se instalen y que se traiga:
1. Hospitales de emergencia
2. Implementos y equipos de protección para el personal médico, paramédico y auxiliares de enfermería
3. Mascarillas, guantes y alcohol para toda la población
4. Una fábrica productora de oxígeno
5. Medicamentos para atacar al COVID-19
6. Medicamentos para elevar el sistema inmunológico de la población
7. Alimentos no perecederos para que las personas de escasos recursos puedan permanecer en sus casas y guarden cuarentena.

La situación de Guayaquil no sólo es de calamidad publica que motivó el decreto de Estado de Excepción el pasado 16 de marzo, sin resultado efectivos. Ahora se requiere ayuda humanitaria urgente a través de los organismos internacionales, para enfrentar la gravedad de esta pandemia.

Guayaquil, 6 de abril de 2020
Publicado: 6 Abril 2020 (Actualizado: 12 Mayo 2020)