Continuando, aceptas la Política de Privacidad de Avaaz, que explica cómo pueden usarse tus datos y cómo los protegeremos.
Entendido
Usamos las cookies para analizar como los visitantes utilizan esta página y ayudarnos a ofrecer la mejor experiencia posible. Mira nuestra Política de Cookies.
OK
Autoridades políticas y judiciales del Estado Plurinacional de Bolivia: Libertad estudiantes de la UMSS Arancibia, Soto, Cors Avila y Ramirez

Autoridades políticas y judiciales del Estado Plurinacional de Bolivia: Libertad estudiantes de la UMSS Arancibia, Soto, Cors Avila y Ramirez

43 han firmado. Lleguemos a   100
43 Firmantes

Cerrar

Completa tu firma

,
Continuando, das tu consentimiento a recibir los correos de Avaaz. Nuestra Política de Privacidad protegerá tus datos y te explicará cómo pueden ser usados. Puedes darte de baja en cualquier momento.
Esta petición ha sido creada por Hugo M. y no necesariamente representa la opinión de la comunidad de Avaaz
Hugo M.
creó esta petición para
Autoridades políticas y judiciales del Estado Plurinacional de Bolivia
Porque sufren un encarcelamiento injusto desde el 17 de octubre del 2015, después de ser parte de una importante lucha estudiantil. Los 4 estudiantes están
acusados de un delito menor, una riña callejera, que normalmente sería
excarcelable. Si permanecen presos es porque el verdadero motivo de la prisión
de los 4 estudiantes es político, tiene su origen en el paro estudiantil
–universitario  de 4 meses en el 2015 en la UMSS (Universidad de San Simón) de Cochabamba.
Los 4 estudiantes, aunque son estudiantes de base, fueron activos participantes
en el paro  que los enfrentó a las
autoridades universitarias y al propio gobierno que las apoyaba. El paro
estudiantil, encabezado  por la
Federación Universitaria Local, buscaba hacer cumplir normas universitarias de
selección de docentes, contra roscas que dominan el rectorado que nombran a
parientes y amigos sin capacitación adecuada y sin examen. Todo esto  terminó después en un ataque de pandilleros
armados al local de la Federación Estudiantil (FUL) que fue incendiado el 30 de
julio del 2015, y de una posterior violenta represión policial a los
estudiantes que defendían el local de la FUL, adonde resultó gravemente herido
por una granada de gas un estudiante Jhon Copaga, que permanece con un estado
vegetativo crónico desde entonces.

Dos meses después del
paro  los estudiantes Arancibia, Soto,
Cors Avila y Ramirez, fueron agredidos por un grupo de los mismos pandilleros
que habían atacado el local de la FUL. 
Después de sufrir la agresión, los 4 estudiantes fueron golpeados y
detenidos por numerosos policías. Sólo los 4 estudiantes fueron acusados por la
riña. Sus agresores están impunes.

Por eso es inadmisible que
estos estudiantes continúen presos, por una acción de venganza política, que
tanto la justicia como el gobierno avalan, con el evidente propósito de
“escarmentar” a los estudiantes que lucharon por sus derechos.