Glifosato -- ¡vaya golazo!



(6 de junio de 2016)

La Unión Europea acaba de realizar una votación extraordinaria, rechazando otorgar a Monsanto la licencia para su principal producto y piedra angular de su imperio: el herbicida glifosato, vinculado a la aparición de cáncer.

Monsanto dio por sentada la renovación de la licencia del glifosato. Pero ahora, tras ser 2 millones los que nos unimos a la mayor petición mundial de la historia contra esta sustancia y a una oleada masiva de presión pública, el futuro del modelo de Monsanto está más que nunca en la cuerda floja.

Juntos, hemos hecho que este tema pasara de ser una formalidad para renovar por 15 años la licencia a un acalorado debate político que ha acabado en una votación con resultado de extensión de emergencia de la licencia por 18 meses. Esta semana, los países europeos rechazaron incluso eso.

El destacado europarlamentario Pavel Poc declaró: "Avaaz es indiscutiblemente la fuerza impulsora de la lucha por la interrupción del uso del glifosato". Esto es lo que hemos hecho juntos para hacer posible lo que parecía imposible:

Generando la Oportunidad

  • El personal de Avaaz se reunió con la oficina del comisario de Salud y Seguridad Alimentaria el año pasado y se aseguró la promesa crucial de que un estudio de la ONU, que descubrió que es probable que el glifosato provoque cáncer, fuera considerado a la hora de que Europa tomara su decisión. La semana pasada, el principal consejero del comisario dijo que nuestra presión había jugado un importante papel en el debate.
  • Más de cien mil miembros europeos de Avaaz mandaron mensajes o hicieron llamadas a sus gobiernos. Hicimos acto de presencia cada vez que se debatía el tema en Bruselas, nos aseguramos de que el apoyo al glifosato se desplomara, ¡y suspendieron la votación dos veces!
  • Durante el año pasado, hemos salido en medios de comunicación de toda Europa mostrando el gran rechazo público al glifosato. ¡Echa un vistazo a las noticias de The Guardian y Reuters!

Ganando Aliados Uno a Uno a Nivel Nacional

  • Los miembros de Avaaz dieron impulso a Francia, defensor de la causa contra el glifosato, con una oleada masiva de apoyo público. El equipo de Avaaz le hizo entrega de nuestra petición y de nuestras voces positivas al personal de la ministra de Medioambiente y les devolvimos la esperanza de que otro futuro es posible.
  • Los miembros de Avaaz inundaron los ministerios alemanes de llamadas y mensajes durante meses. El personal de la Cancillería alemana dijo que había tantos que tuvieron que informar a la canciller Angela Merkel.
  • Tras un enorme empujón por parte de los miembros de Avaaz y otras 44 importantes ONGs italianas, Italia pasó de apoyar el plan a votar a favor del principio de precaución. El jefe de gabinete del ministro de Agricultura hizo incluso una llamada nocturna al personal de Avaaz para decir que nunca antes habían estado bajo este tipo de presión y que estaban escuchando nuestro llamamiento.
  • Miembros de Avaaz de Austria, Grecia, Portugal y Suecia se manifestaron de forma masiva para influenciar a los responsables de tomar esta decisión, obligándoles a mantenerse firmes. Y, en la última semana, los mensajes procedentes de todo el planeta les han demostrado que se trata de una preocupación mundial.

Ganando la Votación

  • El personal de Avaaz se dirigió a los europarlamentarios para entregarles nuestras voces antes de que votaran para acabar con el glifosato de uso no profesional y recortar el período de la licencia de 15 a 7 años.
  • Después, los miembros de Avaaz se juntaron para realizar una acción pública antes de la votación de mayo en Bruselas y medios claves la cubrieron. Posteriormente, la propuesta se redujo a 18 meses.
  • El personal de Avaaz habló con ministros de varios gobiernos e importantes consejeros para hacer entrega de todos nuestros mensajes a países europeos clave. ¡Seis de los siete países clave a los que presionamos se abstuvieron en la votación final!


Acción de Avaaz en Bruselas el día de la reunión del Comité Permanente


En lo que respecta a la votación final, todo nuestro trabajo valió la pena - varias autoridades, en representación de la mitad de la población de la UE, se negaron a aprobar el uso del glifosato, ¡incluso durante el período restringido de 18 meses al que habíamos reducido la licencia!

Todos estos esfuerzos fueron financiados por más de 86000 miembros de Avaaz de todo el mundo, que donaron generosamente para convertir esta campaña en algo brutal.

Durante esta lucha, se unieron a Avaaz grandes aliados y socios que han jugado un papel de valor incalculable. Esta lista es solo parcial, pero aquí van los principales actores a los que debemos gratitud:
  • El partido socialdemócrata y los verdes del Parlamento Europeo fueron cruciales en esta batalla. En especial, Bart Staes y Pavel Poc, que contribuyeron de forma decisiva.
  • La ministra de Medioambiente francesa, Ségolène Royal, que ha sido una líder central en esta lucha.
  • Pesticide Action Network, una gran coalición de redes nacionales de acción que lleva mucho tiempo haciendo campaña contra el glifosato y que aportó grandes ideas y aconsejó al equipo de Avaaz.
  • Greenpeace, que siempre son una fuerza maravillosa en estos asuntos e hicieron un montón de presión y trabajo de medios sobre el glifosato.
  • Campact hizo una campaña brillante en Alemania y la acompañó del envío masivo de cartas abiertas, encuestas y escraches que jugaron un papel fundamental en el cambio de postura del gobierno alemán respecto al glifosato.
  • ¡Y muchos otros! Como HEAL, WeMove.eu, Global 2000 y una gran coalición de ONGs italianas que trabajan en torno a este tema.


Petición de Avaaz entregada en el Parlamento Europeo


Cuando lanzamos esta campaña hace un año, nos dijeron que no había forma de ganarla. La votación de esta semana es una victoria clave para el pueblo europeo y para la ciencia independiente, que premia la tenacidad de nuestra comunidad y que es un paso crucial para asegurar el futuro de nuestra alimentación en todo el mundo.

Sin el apoyo de los gobiernos de la Unión Europea, la Comisión debe actuar con precaución. Incluso si renuevan la licencia del glifosato por 18 meses en espera de recibir nuevos datos científicos, nosotros seguiremos luchando para garantizar que esta revisión se haga de forma independiente.

Aunque la batalla por sacar el glifosato de nuestros parques y jardines no haya terminado, este paso tan importante nos acerca a nuestro objetivo y nuestro movimiento ha jugado un papel clave. Por el bien de nuestra salud y nuestro planeta, sigamos luchando hasta la victoria.

Cuéntaselo a tus amigos

Copia el enlace de esta campaña a IM, Skype o publícala: