La comunidad global en línea más grande y efectiva en generar cambio social

Cómo Elegir al Destinatario de tu Petición

Dirige tu petición a la persona adecuada

El destinatario es la persona a la que solicitas pública y directamente que responda a tu petición. Elegir un buen destinatario marca la diferencia entre una petición exitosa y una petición que pasa inadvertida. Identificar a esta persona es a menudo complicado. Aquí compartimos algunos elementos de guía sobre cómo tomar esta decisión:

SOBRE EL DESTINATARIO:


  • Tu destinatario debe ser la persona facultada para tomar la decisión o medida que exiges en la petición. Si esta persona necesita el aval de otra, considera enviarle la petición a esa segunda persona. Por ejemplo, el director de compras de una empresa inmobiliaria necesitará contar con la aprobación de su jefe si quiere que la madera que utilizan en dicha empresa no venga de bosques tropicales. Cuando dudes entre dos destinatarios, elige al más poderoso entre los dos.
  • El destinatario debe ser un individuo , no un grupo ni una institución. Es mejor dirigirse al presidente de una comisión parlamentaria, y no al parlamento en su totalidad; mejor al alcalde, no a la ciudad; al director de una empresa, no a la empresa en sí. Es perfectamente posible dirigirse a más de un individuo, como en el caso de dos miembros indecisos de la misma asamblea.
  • El destinatario es una persona. Al igual que todos, los destinatarios tienen emociones, objetivos profesionales, amigos, familia. Ten en cuenta cómo estos elementos pueden influir en la decisión que tome respecto a tu petición, y reflexiona sobre qué es lo que más les importa. Si sabes que esta persona tiene la intención de jubilarse al año siguiente, no le interesará reelegirse en ningún cargo, pero de pronto sí les interesa el legado que van a dejar en la historia.

PREGUNTAS PARA TENER EN CUENTA:


¿Quién puede tomar la decisión que satisfaga la demanda de la petición?
o El destinatario debe ser la persona que tiene el poder de satisfacer tu demanda.
o El destinatario debe poder ejecutar o influir sobre la solución que propones

¿Reaccionará la persona a la petición?
Los individuos más poderosos son normalmente los más difíciles de contactar.
o Para una empresa: el director general es posiblemente el destinatario adecuado, pero sin duda será una persona muy ocupada. Por ello, además de comunicarte con él, podrías hacerlo también con otros responsables de la empresa, como por ejemplo con los miembros del equipo de medios, para asegurarte que las personas que tienen contacto con quien toma la decisión conozcan tu petición.
o Para un gobierno nacional: el jefe de estado tiene normalmente mucho poder, pero no está implicado en la mayoría de decisiones que se toman en el país. ¿Es tu problema suficientemente importante para que figure en su lista de prioridades? Un ministro o un diputado tal vez puedan ser una mejor opción.